Romancero pirata

Dedicado a mi niño, que me da la vida y su sonrisa de la buena suerte. Parte de la base del escrito está "musicalizado" en m...

Dedicado a mi niño, que me da la vida y su sonrisa de la buena suerte.


Parte de la base del escrito está "musicalizado" en mi cabeza con una pervertida mezcla de la melodía del popurri compuesto para la Comparsa "La Bella Escondida" de Luis Rivero. La imagen pertenece a uno de los pases de la misma.


Cuando el cuento te calma...


Allá aguardas, reposado, esas rimas que no llegan, porque pocos se aventuran a tejerlas en tus velas.
Ahí tendido eres un barco expuesto al oleaje, navegando en el misterio cuando extingues tus luceros.


Cuando el sueño te alcanza...


Atrás quedan las orillas de Morfeo, que te besan con sus labios oxidados por el viento. Y te cruzan, peregrinas, las gaviotas, como ángeles del mar que han bendecido tu trayecto.


Anochece en tu horizonte vertebrado, con salitre todavía salpicado en tus mejillas.


Cuando el sueño te atrapa...


Eres un navío varado esperando el abordaje de esta pirata que canta tu descanso en su garganta. El vigía que ha anunciado el atropello  se acurruca entre tus calzas, recio como una muralla. No hay coraje para enfrentar a la brava, y cae rendido entre sus manos... Al llegar la mañana...


Cuando el sueño se escapa....


Te amo mucho y te echo de menos, mi pirata malvado, mi barquito de plata, mi caleta dorada, mi horizonte avistado.
Para mi eres todo el cuento, la moraleja y el verbo.

You Might Also Like

0 comentarios

Comentarios / Comments